Desde este próximo sábado 20 de febrero, por decisión de la Junta de Castilla y León, se modifican las limitaciones en los espacios de culto de la Diócesis de León de manera que las reuniones, celebraciones y encuentros religiosos podrán desarrollarse en todo tipo de instalaciones siempre que se respeten las medidas generales de prevención y no se supere un tercio de su aforo. Así lo ha decidido hoy en la reunión del consejo de gobierno el ejecutivo presidido por Alfonso Fernández Mañueco, en un acuerdo que se publicará en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) y que devuelve las restricciones en los templos a la situación vigente hasta el pasado día 16 de enero, según el acuerdo 76/2020 de la Junta de Castilla y León, de 3 de noviembre,  por el que se establecen los niveles de alerta sanitaria y se aprueba el Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19 en la Comunidad de Castilla y León.

MEDIDAS DE HIGIENE Y CONTROL

En ese acuerdo 76/2020, de nuevo en vigor, se establece “la conveniencia de ponderar la intensidad de las medidas relativas a las limitaciones en espacios de culto, estableciendo parámetros que equilibren esas restricciones en función de la dimensión de esos lugares, y se fija la posibilidad de alcanzar un tercio del aforo”. Y se recuerda que “se deberá cumplir con las medidas de higiene y control precisas, establecidas en ese acuerdo 76/2020, de 3 noviembre que recoge los siguientes aspectos:

- Diariamente deberán realizarse tareas de limpieza y desinfección de los espacios dedicados al culto y de manera regular se reforzará la desinfección de los objetos que se tocan con mayor frecuencia, así como las tareas de ventilación.

- Se organizarán las entradas y salidas para evitar aglomeraciones de personas en los accesos e inmediaciones de los lugares de culto.

Se pondrá a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida, debidamente autorizados y registrados, en lugares accesibles y visibles y, en todo caso en la entrada del lugar de culto. Dichos dispensadores deberán estar siempre en condiciones de uso.

- No se permitirá el uso de agua bendecida y las abluciones rituales deberán realizarse en casa.

- Se facilitará en el interior de los lugares de culto la distribución de los asistentes señalizando, si fuese necesario, los asientos o zonas utilizables en función del aforo permitido en cada momento.

- En los casos en los que los asistentes se sitúen directamente en el suelo y se descalcen antes de entrar en el lugar de culto, se usarán alfombras personales y se situará el calzado en los lugares estipulados, embolsado y separado.

- Se limitará al menor tiempo posible la duración de los encuentros o celebraciones.

- Durante el desarrollo de las reuniones o celebraciones se deberá evitar el contacto personal así como tocar o besar objetos de devoción u otros objetos que habitualmente se manejen.

- Por último, en el caso de actuaciones de coros durante las celebraciones, estos deberán situarse a más de 4 metros de los asistentes y mantener distancias de seguridad interpersonales entre los integrantes, así como usar la mascarilla en todo momento.”

PETICIÓN DE LOS OBISPOS

Estas medidas ya se estaban cumpliendo en todos los templos de León desde su entrada en vigor el pasado mes de noviembre y ahora la Diócesis valora que la autoridad sanitaria haya rectificado la decisión de limitar los aforos a 25 personas, en vigor desde el pasado día 16 de enero, y haya decidido retomar el criterio proporcional para fijar las restricciones de aforo.  En este sentido se recuerda que ya el 16 de febrero los obispo de Castilla y León, entre ellos el obispo de León, Luis Ángel de las Heras, había señalado en un comunicado que “no nos parece razonado ni aceptable que el criterio de ese mayor esfuerzo sea una limitación de aforo expresada en términos absolutos –máximo de 25 personas por templo– cuando la superficie y volumen de los miles de templos, ermitas y capillas que hay en Castilla y León es muy diversa. Creemos que el criterio proporcional que se ha seguido en toda España durante las diversas fases de la pandemia puede considerarse más ecuánime”.

Además se recuerda que ya en aquella nota público se indicaba que “el criterio del numerus clausus es injusto por desproporcionado, ya que impide el ejercicio del derecho fundamental de la libertad de culto (art. 16, 1º de nuestra Constitución) a personas que podrían ejercerlo en tantos de nuestros templos que, aun con estricta limitación proporcional de aforo, podrían acoger a más de 25 participantes sin poner en riesgo la salud propia y ajena”.

Y los obispos pedían lo que hoy se ha hecho efectivo en el acuerdo del consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León para  que se “suprima el numerus clausus de 25 personas y permanezca la limitación proporcional y razonada de aforos en templos, como en el resto de CC.AA. Al mismo tiempo, manifestamos nuestro compromiso de seguir instando al pueblo cristiano a poner en práctica las medidas acordadas por las autoridades para prevenir los contagios”.

Archivo de Noticias

Noticias de la antigua web AQUÍ

Carteles 2017

Semana Santa 2017

Contador de Visitas

Últimos Tweets

Email de contacto

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Envía tu noticia