Los días 21, 22 y 23 de diciembre, a las 20:00 horas, la Real Colegiata-Basílica de San Isidoro acoge la celebración del solemne triduo en honor a Nuestra Señora de la Esperanza, Imagen mariana de la Sacramental y Penitencial Cofradía de Nuestro Padre Jesús Sacramentado y María Santísima de la Piedad, Amparo de los Leoneses.

A partir de las 17:00 horas de la jornada sabatina, la Santísima Virgen se encontrará – bajo el arco ciego anexo a la capilla de la Virgen de la Piedad y del Milagro, Titular de la corporación del Sábado de Pasión leonés – expuesta en solemne besamanos para la veneración de hermanos, fieles y devotos.

Hoy, 18 de diciembre, a las 20:00 horas, la sede canónica de la penitencial isidoriana acogerá la celebración de la onomástica de esta querida advocación mariana con la ya tradicional Misa de Santa María por el Rito Hispano-mozárabe, que se encontrará presidida por D. Julián López (Sr. Obispo de la Diócesis de León).

Innumerables son las muestras de cariño que está recibiendo Nuestra Señora de la Esperanza en las redes sociales con motivo de su festividad. Emotivos recuerdos a través de vídeos y fotografías son una fiel muestra de ello y que, año tras año, aumenta considerablemente.

Asimismo, en el presente año, la Santísima Virgen ha sido venerada con una oración que recoge el sentimiento de un bracero.

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

Dios te salve, Nuestra Señora de la Esperanza, concebida sin pecado original y elegida para ser la llena de gracia que engendrase en su vientre de pureza a nuestro Mesías: el Señor, que – cautivo por nuestros pecados – nos trajo la salvación.

Escucha nuestra oración con ese amor filial que nos tienes pues eres Auxiliadora de todos los que se rinden a tus plantas: consuelas las tristezas de este mundo y limpias nuestro llanto con ese pañuelo al que prendemos todas nuestras preocupaciones.

Acoge benignamente en esas benditas manos, que cada mes de diciembre besamos, nuestras súplicas y agradecimientos… las cuentas de nuestro rosario hechas oración y esa rosa blanca llena de amor, sentimiento y devoción… y que se convierten en fervientes rezos y en emotivos sones de pasión.

Gracias, Reina y Madre nuestra, por permitirnos ese privilegiado don de poder contemplar esa dulce mirada con la que, día a día, sigues transformando nuestros corazones y alentándonos para ponernos en camino, sembrando caridad con los más necesitados y amor con el prójimo.

Y no es necesario que sea un Sábado de Esperanza o un 18 de diciembre para que atiendas nuestras plegarias, pues siempre estás a nuestro lado y ejerces de mediadora e intercesora ante Jesús Sacramentado para que tenga piedad y misericordia de todo aquello que nos aleja de ser verdaderos cristianos y hermanos.

Santísima Virgen de la Esperanza, ruega por nosotros.
Amén.

Iván Guerrero
Bracero de Nuestra Señora de la Esperanza

Archivo de Noticias

Noticias de la antigua web AQUÍ

Carteles 2017

Semana Santa 2017

Contador de Visitas

Últimos Tweets

Email de contacto

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Envía tu noticia