Desde la jornada dominical de ayer, 2 de febrero (Festividad de Nuestra Señora de la Candelaria que coincide con la celebración de la presentación del Señor en el Templo y de la purificación ritual de la Santísima Virgen María), Nuestra Señora de la Esperanza se presenta ataviada - en la iglesia conventual de San Marcos - para el tiempo ordinario tras su último cambio con motivo de la celebración de su besamanos de diciembre.

En esta ocasión, la Santísima Virgen se nos presenta con una saya de brocado blanco roto entretejida con hilos de oro, un manto de brocado rojo rematado en ondas con pasamanería dorada, un cíngulo dorado rematado con borlas de fleco de bellota y un rostrillo y pecherín de encaje de seda.

Asimismo, la Sagrada Imagen porta - en su mano derecha - un pañuelo rematado con encaje a juego con los puños y una rosa dorada y - en su mano izquierda - un rosario rojo y plata de la Hermandad de la Macarena, de Sevilla, así como tres alfileres: uno con su advocación, un ancla en referencia a la Esperanza y una flor dorada con una perla en el centro. 

Nuestra Señora de la Esperanza, ruega por nosotros.

Archivo de Noticias

Noticias de la antigua web AQUÍ

Carteles 2017

Semana Santa 2017

Contador de Visitas

Últimos Tweets

Email de contacto

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Envía tu noticia